In Compresores de aire Monterrey, Compresores de tornillo Monterrey, Compresores Evans Monterrey

Si desean adquirir compresores Evans Monterrey o de otra marca como Milwaukee, es importante que consideren los tipos existentes. Actualmente son dos los más populares: equipos de pistón y tornillo rotativo. Los últimos son los más demandados por las ventajas que proporcionan y por su excelente capacidad.

¿Vale la pena adquirir un compresor de tornillo rotativo?

La respuesta es un contundente sí. Los compresores Evans Monterrey de pistón son muy efectivos y asequibles, sin embargo, los de tornillo, de la misma marca u otras como Milwaukee, no resultan afectados por fuerzas mecánicas y válvulas que provocan desequilibrios. Esto permite que operen a velocidades muy alta, lo que proporciona grandes caudales con un diseño compacto. Si necesitan un equipo para aplicaciones industriales y de alta demanda, los ejemplares de tornillo rotativo son su mejor opción.

Los compresores de tornillo son diferentes a los modelos de pistón en su capacidad y funcionamiento, además, hay dos tipos que pueden elegir según sus necesidades: lubricados y secos. Ambos tienen opciones de velocidad fija o variable. Destacan por su alta eficiencia y por otras ventajas difíciles de obtener con los modelos de pistón, como diseño compacto y alta capacidad, bajos niveles de ruido y uso continuo las 24/7.

Pueden usarse sin interrupciones incluso bajo temperaturas de hasta 46 °C. También presentan nulas pérdidas de capacidad con el paso del tiempo y los equipos lubricados tienen un reducido arrastre de aceite. Si desean disminuir considerablemente el espacio que ocupe el sistema de compresión, pueden adquirir un ejemplar todo en uno, que integra un secador refrigerativo con óptimos puntos de rocío.

Existen muchas opciones con variadas potencias operativos, que van desde 3 HP hasta 440 HP. También hay unidades que integran motores de imágenes internos y permanentes y sistemas con inversor de frecuencia, que proporcionan ahorros de energía (hasta 50%) en comparación con los equipos tradicionales de velocidad fija.

¿Cómo funcionan?

Reciben también el nombre de compresores de doble tornillo. La tecnología detrás de los equipos de desplazamiento giratorio fue desarrollada durante los años 30s, que implica el uso de un elemento rotor macho y otro hembra. Ambos son accionados de la siguiente manera:

  • Los equipos de tornillo con aceite usan el rotor macho para impulsar el rotor hembra.
  • Los compresores libres de aceite tienen un engranaje de sincronización encargado de impulsar los dos rotores de forma armónica. Tal accionamiento se realiza con poco espacio, que se calcula entre ambos componentes.

Durante su funcionamiento, los rotores hembra y macho giran en sentidos opuestos. Comprimen así el aire disponible entre ambos. Se trata del principio básico de todos los compresores de tornillo Monterrey. El espacio que hay entre los rotores disminuye a medida que el aire circula a lo largo de ello, lo que produce su compresión para posteriormente dirigirlo hacia la salida.

Los compresores de pistón pertenecen a la misma familia que los equipos de tornillo, sin embargo, el mecanismo de los últimos es más complejo. La velocidad de los rotores de tornillo es un ejemplo de su complejidad, con la que se llega a niveles óptimo, lo que reduce las pérdidas mecánicas causadas por el calor y las velocidades altas. También disminuye las pérdidas volumétricas durante la compresión, es decir, aquellas pérdidas de aire causadas por bajas velocidades.

¿Cuáles son las diferencias ente los tipos existentes?

Como mencionamos anteriormente, son dos los tipos existentes: compresores lubricados y secos. Comentemos las características de cada uno para que conozcan mejor sus diferencias.

Compresores de tornillo lubricados

Son conocidos también como unidades inyectadas con aceite. Se vierte el aceite en la cámara de compresión para lubricar y enfriar el elemento de compresión, además, elimina el calor generado durante la compresión y reduce las fugas en la cámara. Tienen gran variedad de aplicaciones industriales y es la opción más conveniente para negocios que requieren altos volúmenes de aire a presión.

La mayoría de las personas que adquieren este equipo lo hacen por su capacidad de funcionamiento continuo. Pueden operar durante amplias jornadas sin presentar ningún daño, por lo que son convenientes para negocios cuyos procesos pueden perjudicarse ante paros, además, donde la predicción de la demanda de aire es complicada o cuando no es necesario controlar dicha demanda.

La lubricación es importante en este tipo de compresores, para asegurar su durabilidad y evitar problemas como sobrecalentamiento. El aceite que comúnmente se recomienda es sintético de viscosidad grado 46 o 48, sin embargo, puede variar según la marca del compresor o el entorno donde se utilice. Debe tener aditivos para que los rotores y otros componentes mecánicos no se oxiden. Tiene diversas funciones, entre las que destacan las siguientes:

  • Disipar el calor de los componentes generado por la física del proceso, lo que evita daños en el equipo.
  • Recoger los residuos y depósitos que se transportan posteriormente al filtro separador. Puede así enfriar, recircular y lubricar los rodamientos con bajas impurezas.
  • Producir un sello hermético con una película de cobertura entre los dos rotores. Evitan así el acceso de las impurezas en la línea de aire.
  • Asegura la confiabilidad y el buen funcionamiento de los compresores, lo que incrementa la seguridad en las instalaciones.

Compresores de tornillo secos

Los primeros modelos de tornillo doble no usaban líquidos refrigerantes en la cámara de compresión, además, contaban con un perfil de rotor simétrico. Los modelos de hoy en día son muy veloces y poseen perfiles de tornillo asimétrico, lo que optimiza el uso de energía debido a la disminución de fugas internas. Poseen engranajes externos usados para sincronizar la posición de los rotores. Los últimos no tienen contacto entre sí ni con la carcasa del equipo y no requieren lubricación dentro de la cámara de compresión.

Todo ello permite que los compresores de aire Monterrey estén completamente libres de aceite. Tanto la carcasa como los rotores son fabricados de forma precisa para reducir las fugas desde la parte de presión hasta la entrada. Son utilizados ampliamente en aplicaciones industriales sensibles donde debe reducirse la contaminación, como la industria alimentaria y farmacéutica, además, son muy prácticos y se adaptan a las necesidades de las industrias petroleras.

Si desean adquirir un compresor de calidad, contacten a nuestros expertos. Tenemos amplia experiencia en la venta de compresores Evans Monterrey y otras marcas como Carroll y Milwaukee. Si desean más información, marquen al (81) 8351 2945, (81) 8351 9423, (81) 8351 3945 o envíen un mensaje al correo ventas@equiposherramientasymas.com.

Posts recientes
0
Mantenimiento para compresor de tornilloCompresores de tornillo