In Compresores de aire en Monterrey, Compresores Evans Monterrey, Compresores monterrey

Si bien los compresores de pistón son más antiguos que los equipos de tornillo rotativo, que son cada vez más utilizados en las industrias, su uso es amplio y son los más asequibles y convenientes para aplicaciones menores. Si piensan en adquirir compresores Evans Monterrey de pistón, es importante que conozcan algunos aspectos como su definición, historia, funcionamiento, componentes y ventajas.

¿En qué consisten?

Los compresores de pistón operan mediante desplazamiento positivo, ya que el aire se aspira en el interior y atraviesa diversos mecanismos que lo impulsan hacia el exterior con una mayor presión. Su nombre se debe a que funcionan por medio de la acción de un pistón, que es impulsado por una biela y se conecta a un cigüeñal, con lo que el funcionamiento de los motores de los automóviles, aunque se diferencian por contar solo con un pistón. Pueden fabricarse con lubricación o exentas, sin embargo, no significa que no se encuentren lubricados, sino que el lubricante no accede a la cámara de compresión, lo que evita su contacto con el aire y proporciona aires con mayor grado de pureza.

¿Cuál es su historia?

Su historia inicia en el siglo XVIII, cuando se volvió indispensable acelerar los procesos industriales debido al auge del comercio y la ineficiencia de las operaciones manuales. La exploración con vapor llevó al desarrollo de los primeros compresores de pistón, que utilizaban vapor como fuente energética para impulsar el pistón, sin embargo, no eran tan eficientes debido a que el vapor no proporcionaba suficiente energía para acelerar el proceso. Años después, con la primera patente de los compresores de pistón y el desarrollo de su investigación, se crearon equipos con más eficiencia, potencia y capacidad para operar por horas sin importar el trabajo por realizar.

La invención de los motores de combustión interna en el siglo XX comenzó en la industria automotriz y agrícola y sirvió como fuente para investigar la posibilidad de utilizarlos para la compresión de aire, lo que tuvo éxito, ya que permitía que lo compresores operen de forma más eficiente y con mayor rendimiento que los equipos existentes hasta ese momento, además su mecanismo proporcionaba flujos constantes de aire y permitía la regulación y graduación de la presión.

La popularidad de los compresores de aire, creció y comenzaron a usarse en la industria automotriz, no solo para su fabricación, también para su mantenimiento y en otras actividades industriales como las agrícolas, constructivas e incluso la ferroviaria debido a que proporcionaban flujo constante y tenían excelente eficiencia. Con la invención de los compresores de tornillo rotativo, disminuyó el uso de los equipos de pistón dentro de la industria, sin embargo, su uso aún es común en talleres, ciertas industrias e incluso para aplicaciones residenciales.

Funcionamiento

El funcionamiento de los equipos de pistón, como el compresor Evans Monterrey, se basa en el movimiento del pistón que se mueve dentro una cámara donde es comprimido el aire, accede al mecanismo y que es impulsado por un motor que acciona diversas palancas, entre las que destaca la biela. La última es accionada por un cigüeñal encargado de recibir la energía de rotación, que hace rotar el mecanismo que impulsa el pistón.

Operan mediante la recepción de energía que acciona el motor y provoca el proceso giratorio del cigüeñal. Se obtienen con ello movimientos repetidos hacia abajo y arriba de la biela, que está unida al pistón en un extremo y al cigüeñal en otro, lo que permite la entrada de aire mediante válvulas de admisión adheridas a la cámara de compresión.

La compresión se obtiene con el movimiento del pistón en la cámara de compresión. El espacio entre las paredes de la última y el pistón es muy pequeño, ya que debe evitarse que el aire se fugue para obtener una comprensión mayor. En los lados de la cámara se encuentran las válvulas de admisión, que son las encargadas de llevar el aire del entorno al interior de la cámara de compresión y a través de mangueras y filtros. El aire pasa por las válvulas, que regulan la presión del aire ingresado y tras ser comprimido según configuraciones específicas es expulsado por una válvula de escape. La última se encarga de comunicar de forma directa la cámara con el mecanismo de salida para que las herramientas conectadas reciban el suministro de aire requerido de manera constante.

Componentes

Son diversos y varían según el modelo y fabricante, sin embargo, encontrarán en los compresores de aire Monterrey que funcionan con pistón los siguientes componentes:

  • Motor eléctrico de arranque, que tiene la función de proporcionar el impulso requerido para que el compresor funcione.
  • Sistema de válvulas. Permite la entrada, distribución y salida del aire comprimido a la presión deseada.
  • Sistema de compresión. Su función es comprimir el aire que ingresa al equipo mediante la rotación del pistón.
  • Mecanismo de admisión. Permite que el aire ingrese al mecanismo de compresión mediante la regulación de presión de entrada y la filtración del caudal obtenido del entorno.
  • Mecanismo de expulsión. Es el responsable de nutrir con aire las herramientas que se conecten a la unidad compresora.
  • Sistema de lubricación. Algunos compresores Monterrey tiene este sistema interno y otros externos y su función es accionar el sistema de compresión según los requerimientos y que permanezca lubricado constantemente y sin fricciones.
  • Tablero de control. En él pueden planificarse las operaciones de los compresores como regular la presión y tiempos de funcionamiento.

Ventajas

Su uso es amplio gracias a las ventajas que ofrece, entre las que destacan las siguientes:

  • Alta eficiencia. El flujo de aire que proporcionan es constante, lo que impacta positivamente en el rendimiento y permite su uso para muchas herramientas neumáticas.
  • Altas relaciones de compresión. Pueden conectarse herramientas para trabajos en los que se requieren altos niveles de presión e impulso.
  • Descargas controladas. Permiten regular la cantidad de aire y la presión requerida.
  • Uso sencillo. No son necesarias instalaciones complicadas ni configuraciones avanzadas, lo que evita retrasos y ofrece eficiencia.
  • Fácil mantenimiento. Es importante darle atención periódicamente para prolongar su vida útil, sin embargo, el mantenimiento es sencillo, lo que permite disponer siempre con aire comprimido.

Si buscan un equipo de calidad les recomendamos los compresores Evans Monterrey que en HEFSA ponemos a su alcance. Contamos con compresores de pistón eléctricos, libres de aceite y gasolina, cada uno con distintos niveles de HP y de una o dos etapas. Para más información comuníquense al (81) 8351 2945, (81) 8351 9423, (81) 8351 3945 o llenen el formulario en nuestro sitio web.

Posts recientes
0
Compresores de tornilloMantenimiento para compresor de tornillo